© 2016 by EMOCION Y CONDUCTA

La psicoterapia es un tratamiento basado en la relación entre una persona y el psicólogo, donde se pretende lograr una vida saludable y productiva, a través de procedimientos científicamente válidos para la creación de nuevos hábitos (cognitivo, emocionales y conductuales) más sanos y efectivos

“NO SON LOS ACONTECIMIENTOS LOS QUE NOS PERTURBAN,

SINO NUESTRA INTERPRETACIÓN QUE HACEMOS DE LOS MISMOS"

(Epícteto, Siglo I d.C)

Esta frase del filósofo Epícteto constituye la base de la psicología cognitiva puesto que la percepción, interpretación y valoración de lo que nos pasa (los acontecimientos) determina nuestras emociones y conductas. De esta manera y con una evidencia científica contrastada, se puede calcular nuestras consecuencias sentimentales y comportamentales según resulte el pensamiento.

Voy a ilustrarlo mediante un ejemplo cotidiano y extrapolable a cualquier otro situación. Imaginemos que despiden a tres trabajadores de la misma edad, género y estatus de una misma empresa. El primero se halla en un estado de profunda depresión y desilusión por todo. El segundo está muy rabioso y con ganas de venganza. Mientras que el tercero a pesar de estar preocupado, triste y decepcionado se encuentra con ganas de hacer cosas.

¿De qué depende que cada uno reaccione de una manera distinta ante un mismo hecho? No de su forma de ser ni de los demás, sino de su forma de pensar sobre el acontecimiento adverso y sobre sí mismo, es decir de su interpretación “aprendida” con respecto a lo ocurrido.

 

Así, el primero probablemente estará pensando "yo sin esta empresa no soy nada, nunca encontraré otra igual, es terrible lo que me ha sucedido, es lo peor" lo que le llevará a sentirse deprimido y sin ganas de hacer nada más que lamentarse y victimizarse por lo ocurrido. Esa situación le llevará a un pozo sin salida.

El segundo, en su estado de ira y rabia estará diciéndose a sí mismo "Es completamente injusto lo que han hecho conmigo, con todo lo que he dado a esta empresa durante toda mi vida, no lo soporto, no tienen ningún derecho en hacerlo, son despreciables y merecen lo peor". Este estado le llevara a estar muy nervioso, mostrarse agresivo, a tener más conflictos y probablemente un problema de sueño.

Mientras el tercero que se siente preocupado y decepcionado, le pasaría por la cabeza "Es triste lo que me ha pasado y no me gusta pero no es el fin del mundo, ojala no hubiera pasado pero es algo que tengo que aceptar, además puedo aprovechar el tiempo ahora para hacer aquellas cosas que me gusten, y seguro que antes o después encontraré un nuevo trabajo". Esta actitud le llevará seguramente a sentirse menos perturbado, y estar más activo y buscar nuevas alternativas.

Sin embargo, los dos primeros no son conscientes que su manera de pensar (generalmente muy automatizada y poco reconocible por ellos mismos) les está perjudicando, echando la culpa a la situación y dejándose llevar por las emociones.

Parece que el objetivo terapéutico en este ejemplo sería cambiar la manera de pensar de los dos primeros, buscando un análisis menos severo, catastrofista y demoledor, mediante un pensamiento alternativo más moderado, racional y útil, parecido al del tercer trabajador. De esta manera, no sólo se sentirán mejor sino que también actuarán más convenientemente.

Otro ejemplo más simple puede ser el de una persona con miedo a los ascensores, donde normalmente se estará diciendo algo así como "puede que el ascensor se pare o caiga y sería terrible, siendo insoportable la ansiedad que sufro". Pensando así, tenderá a evitar la ansiedad no exponiéndose a la situación temida, generando una fobia. Igualmente, otro ejemplo cotidiano puede ser una discusión de tráfico, donde alguien puede pensar "es injusto que esa persona se meta conmigo, no lo puedo permitir, se va a enterar". Esta persona seguramente sienta rabia e ira, y actúe agresivamente hacia la otra, no resultando práctico para sus intereses físicos ni legales. Por último, alguien que tenga que hablar en público puede que se diga "lo tengo que hacer fenomenal, sería terrible que me quede bloqueado, seguro se ríen de mí". Esta persona sentirá ansiedad y vergüenza, y seguramente decida no hablar aunque le interese profesionalmente.

Por tanto y valorando estos simples ejemplos, el objetivo es MEJORAR LA FORMA DE PENSAR (interpretar / deducir / evaluar / inferir), encontrando nuevos pensamientos alternativos, más racionales, comprensibles, funcionales y más constructivos, que nos ayuden a sentirnos de forma más ajustada a la situación, y a elegir estrategias de afrontamiento adecuadas. No se trata de sentirnos bien ante una adversidad, sino sentir una emoción negativa pero sana y adecuada que nos permita actuar en consonancia con nuestros objetivos y metas.

“LA FELICIDAD DE TU VIDA, DEPENDE DE LA CALIDAD DE TUS PENSAMIENTOS"

(MARCO AURELIO, Siglo II d.C)

Este objetivo se puede alcanzar a través de una metodología psicoterapéutica llamada TREC (Terapia Racional Emotiva Conductual), resultando el procedimiento terapéutico que mayor cambios produce, en el menor tiempo posible, con una consistencia más profunda y duradera.

En muchas ocasiones, nos referimos a nuestra manera de pensar como "la manera de ver las cosas", y este símil también resultaría útil para equiparar el objetivo terapéutico. Por ello, este cambio en la forma de pensar puede asemejarse al cambio en la manera de ver -a uno mismo, a los demás y al mundo-.

 

En función de cómo resulte el problema de enfoque se desarrollará un tipo de trastorno u otro (de ansiedad, del estado de ánimo, de personalidad, de control de los impulsos, etc.), debiendo los psicólogos determinar en primer lugar una graduación de la forma de ver (pensar) para determinar un diagnóstico y, en segundo lugar, trazar un plan terapéutico personalizado.

“NUESTRO DESTINO DE VIAJE NUNCA ES UN LUGAR,

SINO UNA NUEVA FORMA DE VER LAS COSAS"

(Henry Miller, 1891-1980)

Por otra parte, según la naturaleza y el tiempo del problema, junto a otras circunstancias, se requerirá mayor o menor tiempo de terapia, y el uso únicamente de la TREC o la combinación con otras técnicas, con el objeto de lograr la mejor óptica posible, sin distorsiones (perturbaciones emocionales) y con conductas de afrontamiento adaptadas y adecuadas. 

El Modelo eficaz de intervención cognitivo-conductual seguido por el Dr. Carlos Villoria López está basado en este modelo orientado a un programa terapéutico, contrastado, breve, eficaz y duradero, orientado a resolver de manera transversal los principales problemas de la vida de las personas con problemas de ansiedad y/o depresión, con dificultades para el autocontrol emocional y sexual (ataques de ira, vergüenza, timidez, dificultad de relacionarse, exhibicionismo, parafilias, etc.) y/o con problemas relacionados con el control de los impulsos.

 

En las patologías más complicadas (trastornos de la personalidad, trastorno bipolar, depresión mayor, parafilias, TOC, etc.). , se lleva a cabo un programa de mayor duración y complejidad dirigido a paliar la sintomatología más grave, adquiriendo habilidades y estrategias activas de afrontamiento que permitan al paciente tener una vida más saludable.

Aunque inicialmente, una terapia psicológica puede resultar incómoda, en poco tiempo se convierte en una agradable e inolvidable experiencia de superación personal.

TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Agorafobia; Trastorno de angustia sin agorafobia; Trastorno de angustia con agorafobia ; Agorafobia sin historia de trastorno de angustia; Fobia específica ; Fobia social; Trastorno obsesivo-compulsivo; Trastorno por estrés postraumático; Trastorno por estrés agudo; Trastorno de ansiedad generalizada.

TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO. DEPRESIÓN

Episodios afectivos (Episodio depresivo mayor, Episodio maníaco, Episodio mixto, Episodio hipomaníaco); Trastornos depresivos (Trastorno depresivo mayor, episodio único, Trastorno depresivo mayor, recidivante, Trastorno distímico); Trastornos Bipolares (Trastorno bipolar, Trastorno ciclotímico), y Trastorno del estado de ánimo inducido por sustancias

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD

Trastorno paranoide de la personalidad; Trastorno esquizoide de la personalidad; Trastorno esquizotípico de la personalidad; Trastorno antisocial de la personalidad; Trastorno límite de la personalidad; Trastorno histriónico de la personalidad; Trastorno narcisista de la personalidad; Trastorno de la personalidad por evitación; Trastorno de la personalidad por dependencia; Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad

TRASTORNOS DEL CONTROL DE LOS IMPULSOS

Trastorno explosivo intermitente; Cleptomanía; Piromanía; Juego patológico (actualmente Clasificado como una adicción); Tricotilomanía

PARAFILIAS

Exhibicionismo; Fetichismo; Frotteurismo; Pedofilia ; Masoquismo sexual; Sadismo sexual; Voyeurismo.

Please reload